Cuando se adquiere una vivienda la mayoría de los propietarios no tiene claro si debe contratar un seguro de hogar o no. En nuestro país, la ley solo obliga a contratarlo en el caso de que se adquiera una vivienda con una hipoteca, por lo tanto, si se compra al contado o si en vez de un préstamo hipotecario se compra la vivienda a través de un préstamo personal, no existe obligación de contratar una póliza de seguros para el hogar.

En Enter Asesores te explicamos en qué casos es obligatorio y en qué casos no es obligatorio contratar un seguro de hogar.

Seguro de hogar obligatorio
Como decíamos, contratar un seguro de hogar es obligatorio en el caso de que la casa tenga hipoteca, según se establece en la Ley de Regulación del Mercado Hipotecario y cuyo importe de la suma asegurada debe coincidir con el valor de la primera tasación de la vivienda. El beneficiario de este seguro es la entidad bancaria con la que se contrató el préstamo, puesto que son propietarios del bien hasta que no se cancele la hipoteca.

Por otro lado, y tras la última ley hipotecaria de 2019, las entidades bancarias ya no pueden vincular la concesión de un préstamo a la contratación del seguro de hogar, esto significa que no se tiene por qué contratar el seguro de hogar que te ofrezca la entidad bancaria sino que se puede elegir libremente, aunque normalmente las entidades bancarias suelen ofrecer mejores condiciones en la hipoteca si se contrata el seguro de hogar con ellos.
Lo importante, es comparar qué es lo que nos ofrece la entidad bancaria y si sale rentable contratar con ellos o perder los beneficios que nos ofrecen contratando el seguro con otra compañía pero que sea de mejor calidad.

Seguro de hogar no obligatorio pero recomendable
Partiendo de la base de que una vivienda supone una inversión bastante importante de dinero y que nadie está exento de poder tener algún daño o algún percance a lo largo de todos los años que vivamos allí, contratar una póliza de hogar supone la tranquilidad de poder tener tu vivienda protegida ante cualquier riesgo.

Las viviendas sufren desgaste y también accidentes, no solo nuestro en propio hogar sino que podemos provocar algún daño en algún vecino, y hay que valorar la posibilidad de poder hacer frente a cualquier eventualidad a través del seguro de hogar.

Es fundamental informarse y valorar el tipo de seguro que debemos contratar en función de nuestras necesidades y de las características de nuestra vivienda, ya que en un principio, las compañías aseguradoras ofrecen diferentes pólizas que incluyen coberturas básicas y algunas adicionales que se pueden adecuar tanto a las necesidades del cliente como a su presupuesto.

Asimismo, hay que considerar que si vivimos en un edificio, también contamos con el seguro de la comunidad de propietarios, que aunque no cubra nuestra vivienda siempre puede darnos coberturas adicionales que se pueden complementar con nuestro seguro de hogar.