Una vez que hemos decidido poner a la venta un inmueble, siempre queremos que sea un proceso rápido y fácil, y que no tengamos que preocuparnos por nada más que por cobrar el dinero de la venta, pero esto no siempre es así. Un proceso de venta no es tan sencillo, y entran en el juego muchos factores que contribuyen a que la venta se realice rápido o no.

La manera más sencilla de poner a la venta un inmueble y poder conseguir la mayor rentabilidad sin tener que preocuparnos por nada, es gestionarla a través de una agencia inmobiliaria, ya que ellos pueden realizar todos los pasos previos y nos pueden acompañar antes, durante e incluso una vez que hayamos vendido el inmueble y tengamos que tramitar la liquidación de los impuestos correspondientes.

Tolo que tienes que saber antes de vender un inmueble

El precio de tu vivienda

Es uno de los factores fundamentales que contribuye a una venta más o menos rápida del inmueble, pero lamentablemente, el precio que pongamos no puede ser subjetivo sino que tiene que estar adecuado al mercado. Para poder fijar un precio que sea lo suficientemente atractivo para los compradores y que a la vez podamos sacar la rentabilidad suficiente, hay que hacer un estudio tanto de las características del inmueble como una comparativa con viviendas que sean similares y entonces podremos fijar el precio adecuado.

Los gastos de la venta

Si piensas que la venta de un inmueble solo reporta beneficios estás muy equivocado, el vendedor tiene que asumir una serie de gastos, entre otros: de notaría certificado, el  certificado energético,  gastos de cancelación de hipoteca (si no se ha hecho) y por supuesto liquidar los impuestos correspondientes: Impuesto de Bienes Inmuebles, IRPF y plusvalía municipal.

Preparar el inmueble para venderlo

Es otro de los pasos fundamentales que hay que realizar para vender un inmueble. La mayoría de los compradores busca una vivienda lista para entrar a vivir, y para ello, habrá que realizarle un lavado de cara o en el caso de que esté demasiado anticuado o estropeado, plantearse la idea de realizar reformas, todo con el fin de poder revalorizar el inmueble, que llame la atención de más interesados y por tanto, de poder multiplicar las probabilidades de venta.

Redactar el anuncio y publicitar el inmueble

El anuncio tiene que estar bien redactado, de forma clara y concisa, que especifique todas las características del inmueble resaltando sus puntos fuertes. Es fundamental invertir en realizar un buen reportaje fotográfico, que una vez que hayamos preparado en el inmueble para poderlo vender también destaque lo mejor de la vivienda, con fotos de calidad, que sean lo suficientemente atractivas para que llamen la atención de las personas que buscan vivienda. Una buena idea sería realizar un tour virtual, ya que eso va a permitir que se reduzca el número de visitas y además este tipo de publicidad resulta mucho más llamativa para los futuros compradores.

Tener la documentación preparada

Durante todo el proceso de venta hay que recopilar cierta información y documentación para que el día que vayamos a la firma esté todo en orden y no tengamos ningún problema de última hora. Además del certificado de eficiencia energética o de las escrituras del inmueble, habrá que contar con toda la documentación que corrobore que el inmueble no tiene ninguna carga pendiente, como por ejemplo: las facturas de los recibos, el IBI abonado, el certificado de estar al corriente con los pagos de los recibos de la comunidad, etc.

Estos suelen ser los aspectos fundamentales que hay que tener en cuenta antes de vender un inmueble, no obstante, y como decimos, en el caso de contratar los servicios de una agencia inmobiliaria vamos a tener asesoramiento durante todo el proceso y además podremos solventar cualquier duda o pregunta que vaya surgiendo durante la venta.

En Enter Asesores contamos con un equipo de profesionales experimentados, altamente cualificados y de confianza, que conseguirán que el proceso de venta de tu inmueble se convierta en una experiencia sencilla y ágil y que cumpla con tus expectativas e intereses.